Background Image

Las mejores 5 cafeterías para tomar sol

Café y medialunas en mesas al aire libre

Comienzan los días más cálidos y es momento de empezar a disfrutar del sol nuevamente. ¿A quien no entusiasma este clima para salir? Hay lugares que en esta época del año cuentan con un plus muy valorado: aquellos que tienen mesas al aire libre. Estar afuera genera una sensación distinta, relajada, ideal para permanecer un tiempo más que el habitual.

Ya sea que te tomes tu tiempo por la mañana y extiendas el desayuno hasta el límite con el almuerzo, o prefieras salir por la tarde y aprovechar que las jornadas se van alargando, agendá esta selección de cinco cafeterías de Buenos Aires que tienen mesas al aire libre. Sitios hay muchos, pero acá están los más destacados tanto por el café que sirven como por el gran espacio que tienen.

Mirá los mejores lugares donde tomar café y sol al mismo tiempo.

Crisol – Del Libertador 4984

Cuando se observa la esquina de Olleros y Del Libertador, no hay mejor frase que el concepto de Crisol para describir lo que sucede allí: “Gente tomando café”. Porque el espacio en la vereda, una esquina amplia, inusual por sus dimensiones, es una gran oportunidad para quienes se toman su tiempo y disfrutan de pequeños placeres diarios sin apuros: leer el diario, jugar con la mascota o simplemente observar qué es lo que sucede alrededor sin otra preocupación que saborear el capuccino recién preparado. Gracias a que la avenida es ancha y del otro lado no hay construcciones, si el día está soleado es ideal para aprovecharlo en las mesas de afuera.

Crisol se define a sí mismo como bike friendly, o apto para dejar la bici, por lo que si llegás pedaleando las vas a tener cerca. Y un detalle que no es habitual: es una de las cafeterías que tiene una amplia mesa de diarios y revistas, con distintas publicaciones para elegir.

Ninina – Holmberg 2464

La fisonomía de Villa Urquiza se ha modificado mucho con la construcción de edificios, pero conserva un sector del barrio que si bien se ha modernizado, mantiene el perfil de casas bajas que hacen de esa parte un sitio más ameno. Uno de los locales de Ninina está precisamente sobre la calle Holmberg, casi esquina Monroe, una zona del barrio que ha sido recuperada y puesta en valor, con nuevos complejos residenciales y comerciales. Lo más valorado es el espacio verde que tiene toda la cuadra, como un pequeño parque entre la calle y la entrada a los edificios, lugar que crea un espacio digno de aprovechar para sentarse a tomar aire.

Por la ubicación que tiene Ninina recibe la luz del sol desde la mañana temprano, que incluso a primera hora del día se mete de lleno en todo el local, que tiene todo el frente vidriado para aprovecharla. Por eso en los sillones de adentro, en la barra que da a la calle o en las mesas de afuera, cualquier momento del día es óptimo.

Alicia – Asunción 4102

A sólo una cuadra de la plaza Arenales, uno de los puntos neurálgicos de Villa Devoto: la distancia justa para estar cerca de la movida pero lejos del constante paso de gente y vehículos que merodean la plaza. Tanto el diseño del edificio como la estética en su interior son impactantes (imperdible para los arquitectos y diseñadores coffee lovers), pero una de las características distintivas de Alicia que no se percibe de otra manera que no sea estando allí, su comodidad. Es un sitio muy confortable en el que se puede permanecer un largo rato.

Aprovecha el gran espacio que ocupa en la esquina de Mercedes y Asunción con distintos ambientes. Las mesas al aire libre rodean todo el local y en los días cálidos es el sitio privilegiado donde la gente pasa el tiempo.

Lobo – Pierina Dealessi 1330

Puerto Madero se diferencia mucho más de lo que se parece al resto de la ciudad. Por suerte el buen café es uno de los placeres que se pueden encontrar a un lado y al otro de esa frontera imaginaria que supone la avenida Moreau de Justo. Sobre la margen del dique 2, con vista a los icónicos docks del barrio más joven de Buenos Aires: allí está Lobo, una cafetería de especialidad situada en un lugar privilegiado. Como no podía ser de otra manera, el lugar es bien amplio, tanto el interior como el exterior, con distintas mesas y sillones, ideal para un momento relajado contemplando el ir y venir tranquilo de quienes pasean por allí.

No hay un momento específico para disfrutar del aire libre: todo el día es una invitación a sentarse en las mesas de afuera. La mañana no es tan intensa y el sol pega de pleno pasando el mediodía y hasta que termina la tarde, haciendo brillar el agua del río donde suele descansar la Fragata Libertad.

Le Pain Quotidien – Armenia 1641

Cuando tenés ganas de sentarte a disfrutar del aire libre pero por tranquilidad no querés estar en plena vereda pública, la calma del patio de esta cafetería de Palermo ubicada a unas cuadras de Plaza Armenia es una buena opción. Hay luz natural, algo de sol y una pared cubierta de plantas que ofrece un espacio abierto lejos de la gente que camina por la calle y el tránsito. Esta cafetería especializada en la panificación de estilo francés también tiene mesas en su interior: una casa antigua de techos altos, grandes ventanas y pisos de madera que invitan a quedarse.

¿Conocés alguna otra que sea ideal para tomarse un buen café al aire libre? Dejá tu comentario contando dónde queda y cómo es el lugar para que otros se enteren!

Martín Dalla Zorza

[email protected]

Licenciado en Comunicación por la Universidad de Buenos Aires, apasionado por el café.

Una respuesta a “Las mejores 5 cafeterías para tomar sol”

  1. Dolores dice:

    Me gusta ir a desayunar a Alicia por la calidez del ambiente y sobre todo del personal……ademas de las cosas ricas que hacen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *