Background Image

Quiero mi cafetera eléctrica: 5 claves para elegirla

Preparando café en casa

Pasar un tiempo en la cafetería tiene su encanto, pero para quienes buscan llevarse la magia del café recién preparado a casa, vale una pequeña guía sobre algunas cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir una cafetera hogareña. Cuando la querida y omnipresente Volturno ya no satisface las exigencias del consumidor diario, una buena opción son las cafeteras eléctricas. A continuación veremos los dos formatos más ofrecidos a la venta: por un lado las cafeteras express, una versión en miniatura de las máquinas profesionales de las cafeterías, y por otro las de cápsulas, que han ingresado con fuerza en el mercado y son una opción cada vez más elegida. Para comenzar es importante saber que con ambas se obtiene el mismo café, el espresso. ¿En qué se diferencian entonces?

Cafeteras express

Uso

Las cafeteras express son una réplica en pequeña escala de las habituales máquinas que tienen todas las cafeterías. Con una de ellas vas a tener que realizar el mismo proceso que lleva adelante un barista, es decir, llenar el portafiltro, presionar el café y colocar la canasta hasta trabarla, dándole ese cuarto de vuelta tan característico. Si preferís ese uso manual este tipo de cafeteras te va a gustar esta opción porque te involucra al preparar el café. Y además podés preparar de a dos tazas en simultaneo.

¿Qué café utiliza?

Esto es lo verdaderamente interesante de las cafeteras express: podés utilizar el café que quieras. Por eso son muy convenientes para quienes quieren probar distintas variedades y marcas de cafés, ya que lo único que se debe tener en cuenta es que sea molido para express. Lo ideal es comprarlo en granos: de esta manera se mantiene la frescura, se retrasa la oxidación y conserva la calidad del café, aunque en ese caso hay que tener un molinillo propio.

Presión

Una característica importante de cualquier cafetera es la presión, la fuerza con la que pasa el agua por el café para extraerlo. Si bien casi todos los modelos trabajan a 15 bares (el bar es la unidad de medida), establecida como la presión correcta para preparar el café espresso, nunca está de más verificar que el aparato cumpla con ese requisito. Existen algunas que alcanzan 19 bares. Lo importante es que se mantenga en ese rango de valores (15-19), ni por debajo ni por encima, para que resulte un espresso cremoso y balanceado.

Leche

Si te gusta el café con leche asegurate que el modelo venga con un vaporizador, un pequeño brazo al costado que sirve para espumarla. Las máquinas express suelen venir con este implemento, aunque también hay modelos más avanzados que tienen un depósito frontal donde se coloca la leche, se vaporiza automáticamente y se vierte sola en la taza. Es una variante interesante para reducir el tiempo que lleva preparar el café y no ensuciar tanto.

Agua

Todas las máquinas cuentan con tanque de agua propio: la diferencia entre modelos está en la capacidad de cada uno. Esta es una cuestión de autonomía de la cafetera, y a mayor capacidad, menor es la cantidad de veces que necesita recargarse. Es útil prestarle atención de acuerdo a la frecuencia con la que toman café.

Cafeteras a cápsulas

Cafeteras a cápsulas

Uso

Existe otro grupo de cafeteras que funcionan con cápsulas (o monodosis). Muchos las prefieren por la simpleza de la utilización, ya que se coloca la cápsula en el lugar indicado, se oprime el botón y se hace el café casi sin intervención del usuario. Es recomendable para aquellos que quieran invertir poco tiempo en la preparación del café y no preocuparse por mucho más que elegir la variedad que quieran preparar. Estas máquinas sólo permiten hacer de a una taza por vez.

¿Qué café utiliza?

Aquí hay una diferencia fundamental con las cafeteras express: las opciones de café disponible, aunque tienen variedad, están limitadas a lo que ofrezca la empresa que comercialice las cápsulas. Las dos marcas más reconocidas en Argentina son Nespresso y Dolce Gusto, y ninguna acepta cápsulas genéricas. En el caso de Nespresso ha hecho acuerdos con otras empresas para que produzcan monodosis compatibles con sus máquinas, que se venden en distintos puntos de venta masivos, como los supermercados.

Diferencias entre Nespresso y Dolce Gusto

Ambas empresas tienen distintos modelos, desde las básicas hasta las más sofisticadas, que van aumentando el precio según incorporan más funcionalidades. Esa variación no tiene que ver con la calidad del café que producen sino con el funcionamiento más automatizado de la máquina.

Leche

Para hacer un café con leche en la Dolce Gusto tenés que comprar las cápsulas que ya contienen los dos componentes. En cambio las cápsulas de Nespresso son sólo de café y la leche se prepara aparte, en un aparato separado de la cafetera. Los modelos más avanzados incorporan un compartimiento frontal, similar a las express, desde el que es posible espumar la leche automáticamente.

Costos

Otro factor que puede ser decisivo a la hora de elegir qué tipo de cafetera comprar es el valor que tendrá cada taza que prepares. Para calcular cuánto vas a gastar en tu consumo de café, tené en cuenta que una cápsula te sirve para preparar una sola taza, mientras que un cuarto de café molido para express equivale a unas 30 tazas aproximadamente. En el mercado actual de Argentina resulta más económico comprar 1/4 de café de especialidad que 30 cápsulas.

Martín Dalla Zorza

[email protected]

Licenciado en Comunicación por la Universidad de Buenos Aires, apasionado por el café.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *